EL METABOLISMO Y EL APETITO

La primavera es la época perfecta para empezar a poner a punto nuestro cuerpo para las vacaciones.

 

El aceite de coco se diferencia de la mayoría de las demás grasas y aceites porque es rico en triglicéridos de cadena media o TCM, un tipo de grasa que sólo se encuentra en el aceite de coco, en el aceite de almendra de palma (no en el aceite de palma), y en la leche humana.

Según la Dra. Mary G. Enig, experta en grasas y autora del libro ‘Saber sus grasas: El manual completo para la comprensión de la nutrición de grasas, aceites y colesterol’, los triglicéridos de cadena media, presentes en el aceite de coco, a diferencia de otros tipos de grasa, no son absorbidos de la misma manera y van directamente a su cuerpo para ser utilizados como energía y no almacenarse en forma de grasa.

La investigación también indica que el aceite de coco tiene un efecto saciante y permite disminuir el consumo de calorías cuando se incluye en una dieta.

Según el Dr. Joaquín Pérez-Guisado, los TCM, en comparación con los triglicéridos de cadena larga (TCL), mucha más presentes en nuestras dietas, producen un mayor efecto saciante, conducen a un mayor gasto energético y son capaces de reducir tanto el número de adipocitos o tejido adiposo, como el tamaño de los mismos.

Todo esto trae como consecuencia una menor ganancia de peso y un descenso en los depósitos grasos.

    Compartir El metabolismo y el apetito en Facebook

 

GPI Software - Internet & Web solutions

Distribuido por:Taemsa